sábado, 11 de septiembre de 2010

Tema 7, La Novela: Petronio y Apuleyo.

I. INTRODUCCIÓN.

            La novela, como tal género literario, no está muy desarrollada en la literatura latina, siendo además de aparición tardía. Sus orígenes hay que buscarlos en los cuentos populares, en la comedia (en cuanto a temas) y en la sátira (en cuanto a la estructura, por la mezcla de prosa y verso y por la variedad de tonos…). Las historias que encontramos en las novelas son siempre muy parecidas: relatos de amor, viajes y aventuras. De la literatura romana sólo nos han llegado dos novelas fragmentadas: El Satyricon de Petronio y Las Metamorfosis de Apuleyo.

II. PETRONIO.

            BIOGRAFÍA

            Todo en torno a este escritor es un misterio, inclusive si fue el verdadero autor del Satyricon. Vivió en el siglo I d.C., se supone que fue un personaje importante y amigo personal del emperador Nerón, quien no dudó en mandarle que se suicidara por su implicación en la conjura de Pisón[1]. Si coincide con un personaje mencionado por Tácito sabemos de él que era epicureista, sibarita, disoluto y refinado, siendo considerado modelo de elegancia en la corte.

            OBRA

            El Satyricon constaría al menos de 16 libros, pero no se ha conservado completa. Narra los enredos amorosos de Encolpio y Gitón, a los que se une un poeta muy golfo. Los enamorados son separados continuamente por obra del dios Príapo, que se venga así de una ofensa que le infirió Encolpio. También son narradas las aventuras que se producen a lo largo de sus viajes para reencontrarse y los distintos amores en que caen.

            Desde un análisis más profundo es una parodia tanto de la Odisea, con sus viajes, como de las novelas eróticas, con sus continuas separaciones y reencuentros. También toca Petronio el tema de la educación de la juventud (cuestión muy discutida en su época), la nueva épica (la de Lucano, que, por cierto, no le gusta) y el estrato social de los nuevos ricos[2] que intentan subir en el escalafón social.

            La novela destaca por el cinismo desenfadado y la continua ironía de los protagonistas, junto con un lenguaje expresivo y colorista que unas veces es vulgar y otras altisonante, según la ocasión y los personajes.

            La mezcla de sátira y fábula, prosa y verso, permite calificarla de sátira menipea.

III. APULEYO.

            BIOGRAFÍA

            Vivió a lo largo del siglo II d.C. Nació en África, en la colonia romana de Madaura. Era de familia rica, estudió en Atenas y en Roma, donde ejerció como abogado. Fue un gran viajero, recorrió Oriente, Grecia, Roma y Egipto, y en todos estos lugares se interesó por su arte, ciencias, ritos religiosos y mágicos. Él mismo se autocalificó como philosophus platonicus, en su tiempo destacó como mago; de hecho, llegaría a ser sacerdote y pontífice de Esculapio en Cartago. Por su obra, Apología, sabemos que tuvo que defenderse de la acusación de haber envenenado a su esposa para quedarse con su dinero.

            Fue un excelente orador y escribió mucho para transmitir los conocimientos sobre medicina, astronomía, árboles… que había adquirido a lo largo de sus viajes.

            OBRA

            Hablaremos exclusivamente de su novela Las Metamorfosis, mucho más conocida como El asno de oro. Está compuesta por once libros y tampoco se conserva completa. Son narradas las aventuras de un joven, Lucio, que al untarse con una pomada mágica se transforma en asno, sufriendo infinitas penalidades bajo distintos amos[3] hasta que recupera de nuevo su forma humana tras ingerir unas rosas durante una procesión de Isis. Por su forma de narrar en primera persona es posible considerar toda la novela como una alegoría autobiográfica.

            Con forma de asno y mente humana, describe la sociedad de los hombres desde la perspectiva de un burro: el trato a los animales, los esclavos, espectáculos circenses… Es especialmente valiosa la digresión de la historia de Cupido y Psique, que una anciana cuenta a una muchacha para consolarla después de haber sido raptada por unos bandoleros. Se trata de un auténtico cuento de hadas, el único bien desarrollado que conocemos en toda la Antigüedad.




[1] Fue una conspiración para asediar a Nerón, por cuya causa también fueron invitados al suicidio el poeta épico Lucano y el filósofo Séneca.
[2] Ha quedado como paradigma de lo que es un “nuevo rico” la escena del banquete de Trimalción.
[3] Se ha visto en Las Metamorfosis un precedente de la novela picaresca española.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada